Clases por Skype, la nueva moda

Con las nuevas tecnologías todo ha cambiado, hasta tal punto de poder clases desde tu casa, ¿qué te parece? pues ahora es posible con las clases de música por skype, ¡alucina!

Pero, tú te plantearás, ¿es lo mismo? ¿no serán peores? Pues, tengo que decirte que las he probado y aunque cambie la perspectiva, a la hora de centrar la atención es muy recomendable, ya que no puedes perder de vista a tu alumno ni tu alumno a ti, con lo que se convierten en clases muy intensas. También es cierto que no se puede dar clase de todo por skype, veo imposible dar clases de jardín musical a 5 peques sin estar tu en la misma estancia, pero ¡nunca se sabe!

De momento, yo creo que lo más productivo serán clases en las que el alumno y el profesor puedan mirarse y tener el instrumento con ellos, como por ejemplo clases de guitarra por skype o clases de ukulele por skype, o las mejores creo yo, las clases de canto por skype. Y veo mucho más complicado dar clase de piano por skype, ya que la perspectiva es complicada, ¿cómo ves a tu alumno, a la vez que la partitura, la postura, los dedos, los pies?

Yo de momento he probado a dar clases de lenguaje musical por skype y es cien por cien recomendable y aprovechable.

Conforme vaya probando, os iré diciendo consejos y experiencias, de momento solo puedo deciros que imprescindibles para dar clases por skype:

una buena cámara

una buena conexión

y unos buenos cascos

¡Sigo probando y os digo!

Anuncios

Frío frío, caliente caliente

Todos, alguna vez en nuestra vida, hemos jugado al juego de “frío frío, caliente caliente” donde el caliente significaba que te acercabas al “tesoro” y que frío significaba que se desvanecían tus sueños ¡ja!

Pues yo lo utilizo muchísimo en las clases individuales para encontrar tesoros como caramelos o piruletas con valores que sean muy diferenciables por ejemplo:

  • piano – forte
  • rápido – lento (redonda y corchea)
  • agudo – grave
  • picado – ligado
  • consonancia – disonancia

Dependiendo muchísimo, por supuesto, de la edad y el nivel del alumn@ que tengo delante.

music-363276_960_720

Lo más importante que yo he podido observar, es que lo que más le gusta tiene que acercarles al regalo, es decir, entre piano y forte, por ejemplo, lo que más les gusta sin duda es el fuerte, todo lo que sea escandaloso, independientemente de la edad, les chifla. Por eso, el forte es el “caliente”. Como en todas las actividades puedes hacer variaciones, a mi la que mejor me funciona tras haberlo hecho muchas veces, es darle la vuelta al juego, y es el alumno o la alumna la que esconde el tesoro y tiene que trabajar ella los sonidos con su violín, guitarra o piano para guiarte hasta el caramelo.

Recordad también que debe ser en las clases individuales, si lo probáis en una clase grupal ¡¡puedes quedarte sin clase!! 🙂

Canciones con éxito

Cuando uno empieza a tocar un instrumento, sea cual sea, el objetivo es tocar canciones, obras, melodías que les guste, que hayan oído miles de veces o incluso que signifique algo para ellos.

Pero aún así, dentro de que cada uno somos distintos, siempre hay canciones que son populares, como por ejemplo:

– Para Elisa, siendo una obra clásica le gusta a todo el mundo, desde los más peques hasta los que no son tan peques.

– Titanic. Banda Sonora conocidísima tanto por los adultos que vivimos el boom de esta película como para los que se la saben ¡¡vete a saber por qué!!

– Star Wars, también conocidísima bso y película. Además es muy rítmica y misteriosa. ¡Les encanta!

Hay muchas otras que destacar como la marcha nuncial, cumpleaños feliz, la primavera de Vivaldi, el Vals de Amelie, la Bamba, …

¿A vosotros cuál os gusta más?

¿Por qué estudiamos música?

Cuando una persona, tenga la edad que tenga, quiere aprender a tocar un instrumento viene dado,en el 90% de los casos, porque ha escuchado alguna canción,  obra o grupo.

piano
Lo que la mayoría  de ellos no se imagina es la dificultad que puede suponer interpretar una canción que aparentemente es sencilla. Y esto puede desilusionar e incluso desmotivar al alumno hasta el punto de dejar la música nada más empezar.
Por ello, os recomiendo que ayudéis a vuestros alumnos y alumnas a dos cosas:
1. Tocar con ellos las partituras que les gustan, ellos la melodía y/o la parte más fácil y vosotros el resto (acompañamiento, tocar a 4 manos, cantar algún trozo, etc)

2. Hacerles escuchar otro tipo de música,  enseñarles a ver las maravillas que pueden interpretar en pocas clases. (música clásica sencilla, obras fáciles, obras a 4 manos con dificultades diferenciadas, etc)
En resumen, que abran su mente hacia músicas nuevas y a estudiar mucho.

Clases de piano para adolescentes

Estamos muy acostumbrados a dar clases de piano a niñ@s pequeños de entre 5 y 10 años. Para comenzar con estos niños las partituras son más sencillas de encontrar. Se conforman con un “cumpleaños feliz” con un “elefante se balanceaba” o incluso con unas “carreras de escalas

Pero, ¿qué hacemos cuando el/la alumn@ que tenemos delante tiene 16 años? ¿qué canciones para motivarles elegimos? ¿hay algo sencillo que pueda llamarles la atención?

Lo primero es que, dependerá mucho de la persona, pero habitualmente un buen recurso es el Para Elisa, la melodía es muy conocida y les suele gustar, y aunque es un poco difícil, por imitación pueden tocarla. No hay nada mejor que, aunque sea con una mano, el primer día de sus clases de piano salgan tocando la melodía.

Además, si puedes, pregúntale que estilo de música le gusta, pregúntale si ha escuchado algo de música clásica alguna vez, y compagina. Elige algo suyo y algo clásico, y abre camino en su mente.

Si haces buenas búsquedas en internet, podrás encontrar de casi todos los estilos melodías facilitadas.

¡Gracias internet!

Si no encontráis algo, decídmelo, a lo mejor ya lo he encontrado yo 😉

Crea tus propios recursos interactivos

Navegando por la red, para variar, encontré esta página web:

http://www.purposegames.com/

Es para crear recursos interactivos. Juegos tipo, “une las partes del cuerpo” o “busca en el mapa”

Me pareció muy interesante, y de hecho estoy trabajando en un juego muy sencillo de reconocimiento de figuras y otro de instrumentos.

¡Pronto lo veréis!